Lecciones prácticas de Ciencias en el huerto de la Escuela Baker Montessori

Los fines de semana en que hace buen tiempo, padres y estudiantes se reúnen en el huerto de la Escuela Baker Montessori, con sus guantes de jardinería, rastrillos y paletas, para quitar las hierbas malas y recoger las hojas caídas.

En esta escuela, anteriormente llamada Wilson Montessori, los estudiantes aprenden a cultivar hierbas aromáticas florales y estudian sus aplicaciones y usos. Cuando las plantas florecen, los estudiantes cortan algunas de ellas y las mezclan en aceite o las secan para elaborar especias y tés.

«Programamos días de trabajo para preparar el suelo y construir, por ejemplo, una espiral de hierbas», dijo la maestra Simone Roemhild.

La horticultura como método de aprendizaje comenzó hace 10 años cuando la organización de padres y maestros se asoció con Urban Harvest para comenzar un proyecto “de la semilla al plato”.

La influencia educativa avanzó en el 2019 con la finalización del proyecto de construcción y renovación de la escuela financiado por el Programa de Bonos de 2012. Se construyó una ampliación de tres pisos, un espacio de aprendizaje comunitario, un gimnasio y una biblioteca de dos niveles. Además, el proyecto permitió instalar grandes ventanales y agrandar las áreas verdes para dar cabida a árboles frutales, espacio para un huerto y un gallinero grande.

Ahora que el huerto es parte integral de la escuela, estudiantes entusiastas de cuarto, quinto y sexto grado a menudo disfrutan organizando recorridos del huerto para los estudiantes menores como parte del modelo de enseñanza para niños de varias edades que les permite ser mentores entre sí.

Cuando visitamos el huerto, los estudiantes menores hablaban sobre los ciclos de vida de los rábanos, pepinos y plantas de hojas verdes que crecen allí. Otros reían y hacían muecas al recoger cajones de compostaje que emitían el olor fuerte característico de la descomposición.

Armados con mangueras, los estudiantes mayores regaban las plantas mientras conversaban con los maestros sobre cómo ciertas verduras prosperan al cultivarlas junto a otras en un mismo espacio, una técnica llamada cultivo complementario.

«Los frijoles trepan por el maíz y la calabaza actúa como cubierta protectora del suelo contra los insectos», dijo Roemhild a los estudiantes. «Los nativos americanos aplicaron esta técnica durante generaciones».

También hay proyectos con plantas para los estudiantes que están aprendiendo desde casa.

«Nuestros alumnos virtuales participaron recientemente en actividades de horticultura cultivando plántulas de microverdes en casa», dijo la directora Shameika Sykes-Salvador. «Sus plantas, junto con las de los estudiantes del método presencial, fueron parte de la venta de productos agrícolas de la escuela».

La venta, que recaudó casi $800, beneficiará directamente a futuros proyectos de cultivo, mantenimiento y preparación del suelo del huerto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *