Alumnos de Preparatoria Austin comienzan el año en escuela nueva

En su paso por el comedor de la nueva Preparatoria Austin, los estudiantes de último grado Daniel Miranda y Jesús Cantú intercambiaron un saludo deteniéndose por un momento a apreciar su nuevo edificio escolar antes de que sonara el primer timbre del día.

«Parece futurista», dijo Miranda recorriendo con la vista las luces y las mesas decoradas con la mascota del plantel.

«¿Futurista?», preguntó Cantú riendo. «Querrás decir moderno».

Aunque estos dos amigos diferían en términos descriptivos, estuvieron de acuerdo en que era muy emocionante estar finalmente en la escuela nueva, un edificio de tres pisos dotado de amplios salones iluminados por luz natural, mobiliario moderno y tecnología de última generación.

Construida como parte del Programa de Bonos de 2012, Austin recibió oficialmente al primer grupo de estudiantes el miércoles pasado en las nuevas instalaciones de 288,628 pies cuadrados. Aunque algunos de ellos ya habían visto fotos y videos, el tamaño de la escuela los sorprendió. 

«Es mucho más grande que lo que yo esperaba, y también se siente mucho más segura», dijo Miranda añadiendo que el nuevo espacio es muy adecuado para el distanciamiento físico.

La escuela, que fue construida con un presupuesto de $80.9 millones, cuenta con una variedad de ambientes de aprendizaje, como laboratorios para robótica, estudios marítimos y cursos de soldadura, un ambiente especialmente creado para estudiantes de educación especial, y un salón para la banda con varios espacios para la práctica.

Para Kiaira Sledge, estudiante de undécimo grado, lo más atractivo es el salón de banda.

«La banda es algo que me trae alegría y me motiva, y por eso estoy contenta con este espacio», dijo Sledge, quien hasta el miércoles había pasado sus años de preparatoria en el edificio provisional ubicado al otro lado de la calle. «Ahora sí siento que estoy en una escuela preparatoria de verdad».

El nuevo edificio incluye dos gimnasios, un patio central abierto y una gran escalinata. En la reconstrucción de esta escuela se conservaron el auditorio original y la fachada, que data de 1937.

El director Orlando Reyna dijo que espera que la escuela —mezcla de historia y tecnología de punta— sea una fuente de orgullo para la comunidad del East End por muchos años.

«Mi esperanza es que nuestra comunidad tenga la oportunidad de apreciar la belleza que es esta escuela», dijo Reyna. «Nos gustaría que todos nuestros alumnos volvieran a la escuela. A aquellos que tal vez se fueron porque estábamos en un edificio provisional les digo, estamos aquí. Su escuela ha vuelto».

Solo hay una escuela del Programa de Bonos de 2012 —la Preparatoria Bellaire— que aún no está terminada. Una vez finalizados todos los proyectos, HISD contará con el portafolio de escuelas preparatorias urbanas más modernas del país. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *